The Police: como antes, pero mejor...
December 01, 2007 

Con sus dos conciertos en River, el trío demostró que se puede apelar a la nostalgia y, a la vez, gozar del exquisito placer de hacer música.

Sting, Andy Summers y Stewart Copeland lo vienen repitiendo desde el momento mismo en que decidieron reformar The Police: hoy son mucho, muchísimo mejores músicos que en su primera etapa. El desafío era, entonces, recrear aquellos clásicos cargados de la típica visceralidad de la new wave (que, vale la aclaración, ya de por sí interpretaban con mucha más suficiencia que la media de sus colegas) desde esta nueva perspectiva artística que vino con los años y la experiencia, y todo eso sin tampoco caer en demostraciones de virtuosismo empalagoso. Fina era la línea en la que el trío debía pararse para evidenciar las bondades del paso del tiempo y no caer, ni en la tentación de autoclonarse, ni en la de deformarse hasta lo imposible. Y a que no adivinan? Sí, les sobró sentido del equilibrio.

El mayor mérito de The Police fue darle a sus fans aquello que vienen pidiendo desde mediados de los '80, sin que esto implique resignar un ápice de su inquietud musical. Cómo lo lograron? Arengando desde el principio con hits como 'Message in a bottle' y 'Walking on the moon', pero también tomándose su tiempo para fluir en temas más oscuros como 'Voices inside my head' o 'Truth hits everybody', todos ellos exquisitamente versionados. No obstante, más allá de la elección del repertorio, la delicia más grande era el evidente placer que sentían por el solo hecho de hacer música sobre un mismo escenario, aún sabiendo que abordan el arte desde 'distintos planetas' (Copeland dixit). De la furia cuasi punk hasta la zapada jazzera: cuando uno tiene semejante cantidad de recursos, muy cómodo o muy idiota sería no aprovecharlos todos.

Así las cosas, hicieron saltar lagrimones de adolescencia lejana a varios de los 50 mil presentes con 'Every little thing she does is magic', 'De do do do, de da da da' y 'Can't stand losing you', pero también ofrecieron un bálsamo para oídos exigentes con una antológica versión de 'Wrapped around your finger' (con Copeland oscilando entre la batería y el set de percusión, gong gigante incluido) y una aproximación a la World music con 'Walking in your footsteps' (en la que, para el que todavía no se había dado cuenta, dejaron en claro cuando evolucionaron entre su primer y su último disco). Y todavía faltaba el jab noqueador, con la seguidilla 'Roxanne', 'King of pain', 'So lonely', 'Every breath you take' y 'Next to you', todos hits teledirigidos a la memoria emotiva, pero tocados por músicos con ganas de seguir creando en cada compás.

Conclusión: si fue por el dinero, lo disimularon perfectamente. El siempre joven Sting, el siempre hiperkinético (ladrón absoluto del show) Stewart Copeland y el siempre impredecible Andy Summers no sólo cumplieron con su leyenda, sino que la ensancharon. Y todos, pero todos, más que satisfechos.

© 10Musica by Diego Mancusi

RECENT STORIES

Nov 30, 2007

The Police Tour: New date added in France...

A new European date has been announced today for June 3 at Stade Velodrome, in Marseilles, France. The Fan club presale starts at 10am (local) on December 5...

Nov 27, 2007

Sincronizan a la perfección - Mensaje escuchado...

Show Date: November 27, 2007
Location: Monterrey, Mexico
Venue: Arena Monterrey