Jan
30
2001

Mexico City, MX (Auditorio Nacional)

  (0) Comments
With Soraya

SHOW REVIEW

Triunfa Sting sólo con buena música - Sin tanto

Sting demostró que no hace falta una gran infraestructura para complacer al público, cuando existe el respaldo de más de 25 años de carrera artística.

La sencillez, tanto en la escenografía, como en el equipo de músicos, luces y sonido que lo acompañaron en la primera presentación en México de su gira ''Brand New Day'', no fue obstáculo para que el inglés demostrara su capacidad como músico. Después de varios años de no pisar México, Sting cautivó a los fanáticos mexicanos que asistieron al Coloso de Reforma para presenciar uno de los espectáculos más esperados de este año.

Durante el primero de los tres conciertos que ofrecerá en este recinto, el ex integrante de Police interpretó los temas de su más reciente producción discográfica, así como algunas de las melodías que alguna vez tocó con sus compañeros Stewart Copeland y Andy Summers.

Tiras blancas de tela adornaron el sencillo escenario sobre el que Gordon Matthew Sumner saltó con su bajo favorito para interpretar ''After de Rain has Fallen''. Una gran diversidad de ritmos pudieron escucharse a tan sólo unos instantes de haber iniciado el concierto ya que los sonidos de ''Perfect...Gone Wrong'' y ''Sill her up'' pusieron a bailar a más de la mitad de los presentes. Vestido con pantalones grises ''cargo'' y una playera sin mangas, Sting recorrió en varias ocasiones el escenario, donde agradeció al pueblo mexicano, diciendo ''gracias México''.

La euforia, los gritos y el movimiento de los cuerpos explotaron cuando interpretó ''Every Little Thing she Does is Magic'' y ''Englishman in New York'', que fueron las canciones más ovacionadas de la noche.

Quienes inyectaron de vitalidad esta presentación, gracias a su espontaneidad fueron, Manu Katche en la batería, Jason Rebello en los teclados, Dominic Miller en la guitarra, Chris Botti en la trompeta y Mark Eldridge en el sintetizador, quienes forman parte de la banda lidereada por el inglés.

Los éxitos que en la década de los 80 y los 90 se colocaron dentro de los primeros sitios de popularidad en la radio, aparecieron cuando Sting, acompañado del público presente recordó ''Roxane'' y ''If I Ever Loose my Faith in you'', sin dejar a un lado el fuego de las antorchas de ''Desert Rose'', las cuales iluminaron con luces rojas y amarillas. Las primeras butacas del Auditorio Nacional fueron ocupadas por personalidades como Lucero, Mijares, Héctor Suárez Gomis y su esposa, quienes no dudaron en corear algunas de las canciones del nominado al Grammy, como la tan esperada ''Every Breath you Take'', con la que el músico abandonó el escenario.

Ante la exigencia de sus seguidores, el bajista regresó para cerrar la noche con ''Fragile'' y así dar término a su primer concierto en México.

A lo largo de hora y media, el pop, el rock, el country y los ritmos hindúes, entre otros, se mezclaron para crear lo que hoy en día es una de las leyendas más importantes del rock, Sting. Soraya fue la telonera encargada de iniciar el recorrido musical cantando ''Cuerpo y alma'', ''Después de amar así'', ''Quédate'' y ''De repente''.

Antes de abandonar el escenario, la estadounidense de origen colombiano pronunció las siguientes palabras: ''Es la primera vez después de dos años que no piso un espacio tan importante. Este es mi regreso y le doy las gracias a Sting por darme esta oportunidad''.

(c) El Universal by Nahim Hernández



Sting, llegó, cantó, cautivó, e hizo vibrar a sus seguidores - Fue Soraya el perfecto principio de un gran concierto...

Sting, el músico, el filósofo de la vida y el artista que pretende arreglar los problemas del mundo con sus canciones, por tercera ocasión hizo historia en México, al ofrecer un gran espectáculo que fue ovacionado de principio a fin por los más de 10 mil fans que acudieron al Auditorio Nacional la noche del martes.

Precedido del éxito que le ha valido su más reciente disco titulado 'Brand New Day', el compositor inglés dejó constancia de por qué esta fama y por qué es uno de los músicos más respetados a nivel mundial.

Temas de gran calidad y letras llenas de misticismos son las que el Sting ofreció al público mexicano, unos de los más fieles según el propio artista, los cuales, al corear todos sus éxitos y reconocer su maestría hicieron que el artista abandonara el escenario con una gran sonrisa.

Pero previo al excelso espectáculo del inglés, otra artista también se llevó un gran reconocimiento por parte de la gente, Soraya regresó a los escenarios tras dos años de ausencia, en los cuales ha luchado por sobrellevar el problema del cáncer que le afecta en los senos.

La artista, a diferencia de muchos otros teloneros que suelen pasar sin pena ni gloria, logró cautivar a la gente desde el primer momento que pisó el escenario, y aunque sólo interpretó cinco temas, fueron suficientes para demostrar que pese a su enfermedad su entusiasmo por la vida no ha menguado.

Soraya, quien lució un nuevo ''look'', con el cabello corto, agradeció a Sting por el regalo de invitarla a abrir sus conciertos en México y próximamente en Puerto Rico, pero sobretodo por darle la oportunidad de estar de nueva cuenta frente al público. Entre los temas que la cantante interpretó se encuentran: ''Quédate'', ''De repente'', En donde estés'' y ''después de amar así''.

Tras un receso de 30 minutos y con la puntualidad que caracteriza a los ingleses, Sting salió al escenario para echarse al público a la bolsa desde que el primer acorde sonó por altavoces, los cuales por cierto, registraron un excelente sonido como pocas veces se había visto (u oído) en este recinto.

El ex vocalista de The Police interpretó, además de algunos de los temas que conforman su más reciente producción fonográfica, muchos de los éxitos que tuvo con la desaparecida banda, así como otros logrados a lo largo de más de 15 años como solista.

Vestido con una camiseta negra sin mangas y un pantalón de color beige, Sting habló poco, pero tocó y cantó hasta que tanto él como su público estuvieron satisfechos. Sting dio muestras de maestría, así como los músicos que lo acompañan, pues en conjunto hicieron que más de 10 mil almas disfrutaran de los ritmos que iban del jazz clásico, el pop, a los provenientes del medio oriente y de Africa.

La fidelidad del público hacia su artista se reflejó cuando el Auditorio Nacional literalmente cimbró al ser coreados muchos de sus éxitos, especialmente con la canción ''Message in a bottle'', la cual fue interpretada por Sting con sólo su guitarra y las voces de los asistentes.

La gente bailó y cantó en su lugar, y Sting bromeó en varias ocasiones aunque sin palabras, sólo con actitudes y movimientos, incluso se dio el lujo de bailar de manera sensual para beneplácito de las damas.

Aunque el cantante en sus años mozos fue maestro de español, la única palabra que repitió una y otra vez fue: ''gracias'', pues sólo así correspondía de la manera más sincera a la entrega de su público.

Un concierto como pocos con un artista como pocos, es como se puede sintetizar el éxito de Sting en la primera de las tres presentaciones que tendrá en México, tras lo cual viajará a Puerto Rico y de ahí a varias naciones del globo terráqueo.

El inglés, que disfruta de la espiritualidad, el yoga y de su misma familia interpretó piezas como ''All this time'', ''Desert rose'', ''Thousand years'' y ''Brand new day'', las cuales forman parte de su más reciente disco. Asimismo, cantó himnos de la música contemporánea como ''Roxanne'', ''Sent the free'', ''English man in New York'' y ''Every Breath yo take''.

(c) El Mercurio



Sting pays his debt with Mexico...

Sting returned to Mexico and he proved to his local fans that everything he does is still magic despite his absence of six years from Mexico.

Last night, during the first one of his three shows in Auditorio Nacional, the audience didn't care that the British changed the order of his setlist for the 'Brand New Day' Tour because the songs of his solo carrier and the ones that are considered classics when he was the leader of The Police are still touching his fan's hearts.

After the American-Colombian, Soraya heated up the stage where Sting would step, with her hits 'Cuerpo y Alma', 'Despues de Amar Así' and 'De Repente', the European kept the ten thousand fans that attended the venue in Paseo de la Reforma waiting for half an hour.

'After The Rain Has Fallen' was one of the first songs that the Grammy nominee used to pay his debt with the Mexican fans, the view of a simple scenery covered with white cloth that crossed all over the scenery and changed their color with the lights and of course, Sting with his old bass guitar in his arms.

Sting also played new songs as 'Perfect Love... Gone Wrong', which it's jazzy melody gave the night a low in the intensity of the night that came up again when he played 'Fill Her Up'. Near the first hour of the show we heard 'Fields Of Gold', song that made many fans illuminate the place with their lighters.

Later, the chords of 'Every Little Thing She Does Is Magic', were motive enough to the crowd to jump from their seats, and the same happened with 'Englishman In New York'.

Sharing the spotlight with each of the members of the band, Manu Katche (drums), Jason Rebello (Piano Hammond Organ), Dominic Miller (Guitar), Chris Botti (Trumpet) and Mark Eldridge (Synth), the former Policeman used the final part of the show to clean the dust off his old but great hits.

Roxanne was sung by all the audience, then he played 'Desert Rose', which is an example that Sting does not rely on nostalgia. With the right mood of the audience, the Englishman found a place for his solo carrier classics like 'If I Ever Lose My Faith In You' and for his greatest hit in the 80s: 'Every Breath You Take'.

After a short pause the crowd made him came back and Sting ended the show with 'Fragile'.

(c) Reforma by Alberto Castillo/translated by Carlos Canales

SET LIST

(0) Reviews and Comments